domingo, 26 - mayo - 2024
30.5 C
Morelia
MXN - Peso mexicano
USD
16.78

La fiebre por la Grande 2018 | Antonio Aguilera

La sucesión presidencial en todos los partidos desató ya una fiebre, una carrera de pisotones y sombrerazos. La salida de Margarita Zavala del PAN, según las últimas encuestas, manda a su ex partido al tercer lugar, sube al PRI al segundo, y en algunos escenarios Margarita se queda en tercero y manda al PAN con Ricardo Anaya como candidato al cuarto lugar, pero en todo el gran beneficiado es Andrés Manuel López Obrador.
Para los encuestadores y estudiosos de la demoscopía, la salida de Margarita ha perjudicado fuertemente a Ricardo Anaya puesto que al preguntar a la población en general quién le gustaría que fuera el candidato del frente a Anaya lo superan tanto Rafael Moreno Valle como Miguel Ángel Mancera. Anaya no es ni siquiera el segundo más preferido para ser candidato del frente, todo esto es consecuencia de lo mal que se vio con la forzada salida de la esposa de Felipe Calderón del PAN.
En el PRI la contienda parece estarse centrando en tres personajes: José Antonio Meade, Miguel Ángel Osorio Chong y José Narro, y nada más.
En los últimos días, el arribo del Eruviel Avila al PRI de la Ciudad de México, puede poner a un cuarto en la disputa, y buscará poner su empeño para dirigir al PRI más disminuido de toda la República, el de la capital del país. Al margen de lo que pueda hacer en la Ciudad de México, la llegada de Eruviel es un mensaje de Peña Nieto a todos los demás, los que no se queden con la candidatura tendrán que apoyar desde donde queden, a donde los envíe Peña Nieto. El primer priísta del país ya abrió su poquer, pero todo indica que no le va a alcanzar para retener el poder.
En la última reunión que el titular del ejecutivo federal tuvo con varios periodistas, mandó muchas señales acerca de quién le gustaría que fuera el candidato o qué características debe tener el candidato del PRI, hoy Peña Nieto dijo que los debates eran muy importantes. Él ya puso las reglas al interior del juego priísta.
El PRI tiene que pensar en cuál de sus aspirantes tiene mayores capacidades para debatir con dos políticos que han demostrado habilidad para el enfrentamiento dialéctico: Andrés Manuel López Obrador y Ricardo Anaya. Para enfrentar a estos dos, quien ha demostrado más tablas es el doctor Narro Robles, quien no arrastra un viejo pasadp priísta, y su perfil de rector le abre muchas posibilidades ante un electorado más moderado.
José Antonio Meade sigue muy concentrado en el tema económico, y Osorio Chong siente que ya perdió el tren.
Hasta el momento, la interna del PRI se debate en cual sería su mejor credencial en caso de un debate frente al favorito Andrés Manuel López Obrador, que basa mucho su argumentación en estos encuentros en la simpatía natural.
Pensando en un escenario de debates, resultaría muy atractivo un tándem entre AMLO, Narro y un Ricardo Anaya, quien por cierto le ganó en un debate a Manlio Fabio Beltrones en las elecciones 2015.
Fue Margarita Zavala y su salida del PAN la que le dio vida al PRI y lo metió a la pelea. Su decisión hundió a Ricardo Anaya y abrió las posibilidades a otros aspirantes a la hipotética candidatura del Frente Ciudadano, en donde se barajan tres perfiles: Rafael Moreno Valle, Miguel Ángel Mancera y Silvano Aureoles, con más posibilidades para el jefe de Gobierno de la CDMX.
Sin embargo, Anaya sigie creyendo que el Frente es su propio Frankeinstein y que sólo él puede darle vida, pero las ultimas encuestas señalan que con el panista a la cabeza, en algunos escenarios se va al cuarto lugar; Margarita en tercero; el PRI en segundo; Andrés Manuel en primero.
En el caso de Margarita, ella tiene una gran ventaja, conseguir 800 mil firmas para registrarse, que es muy complicado, al mismo tiempo es una gran campaña, si consigue esas firmas tiene el 10 por ciento de lo que necesita para pelear por la Presidencia de la República, es algo que los partidos no se van a preocupar por hacer, convencer a 800 mil ciudadanos cara a cara para que firmen es bastante, si lo consigue Margarita va a dar la pelea fuertemente.
La intención de voto de acuerdo a la última encuesta, se dirige hacia la figura de Mancera, apartidista, pero más identificado con el sol azteca. Es el mejor para ser el candidato del frente. Pero la característica del frente es justamente que es chato, que carece de frente y sigue siendo un cenáculo muy cerrado.
Por último, AMLO es innegable que llegará con ventaja al 2018, y a diferencia de las dos anteriores carreras presidenciables, no se ha casado con ningún discurso y no está abriendo frentes discursivos. Con una postura más moderada, se dice listo para hacer frente al vendaval que se viene.
Por donde se vea, La Grande 2018 los trae vueltos locos a todos.

SIGUE LEYENDO

Más recientes

Telegram