California soporta otro fin de semana con temores a incendios forestales

0
181

Metapolítica

Morelia, Michoacán.- Impulsado por fuertes vientos y vegetación completamente seca, Dixie Fire creció hasta convertirse en el mayor incendio forestal en la historia del estado. 

Los residentes de las pintorescas tierras boscosas del norte de California se enfrentan a un fin de semana de miedo, ya que amenaza con reducir a cenizas miles de hogares.

“Sabíamos que no teníamos suficiente lluvia y que podrían ocurrir incendios, pero no esperábamos un monstruo como este”, dijo la habitante local Kesia Studebaker el sábado.

El fuego incineró gran parte de Greenville el miércoles y jueves, destruyó 370 casas y estructuras y amenazó a casi 14 mil edificios en el norte de Sierra Nevada. Se había tragado un área más grande que el tamaño de la ciudad de Nueva York.

El incendio de Dixie, llamado así por la carretera donde comenzó, se extendió por un área de 1mil 813 kilómetros cuadrados el sábado por la noche y solo estaba contenido en un 21%, según el Departamento de Silvicultura y Protección contra Incendios de California.

Cuatro bomberos fueron trasladados al hospital el viernes tras ser golpeados por una rama caída. Inicialmente se informó de la desaparición de más de 20 personas, pero el sábado por la tarde las autoridades se habían puesto en contacto con todas menos cuatro.

La causa del incendio estaba bajo investigación. La empresa de servicios públicos Pacific Gas & Electric ha dicho que pudo haber surgido una chispa cuando un árbol cayó sobre una de sus líneas eléctricas. Un juez federal ordenó a PG&E el viernes que brinde detalles antes del 16 de agosto sobre el equipo y la vegetación donde comenzó el incendio.

Las temperaturas más frías durante la noche y la mayor humedad desaceleraron la propagación del fuego y las temperaturas superaron los 90 grados Fahrenheit (32 grados Celsius) en lugar de los máximos de tres dígitos registrados a principios de semana.

Pero el incendio y los incendios vecinos, a varios cientos de millas entre sí, representaban una amenaza constante.

Studebaker buscó refugio en un centro de evacuación antes de instalar su tienda en el patio delantero de una amiga.

Ella cuenta con volver a su trabajo si el restaurante donde trabaja permanece abierto. Su jefe también evacuó cuando la ciudad de Chester, al noroeste de Greenville, se quedó sin electricidad y el humo era tan denso que le costaba respirar.

Las olas de calor y la sequía histórica ligadas al cambio climático han hecho que los incendios forestales sean más difíciles de combatir en el oeste de Estados Unidos. 

Los científicos han dicho que el cambio climático ha hecho que la región sea mucho más cálida y seca en los últimos 30 años y continuará haciendo que el clima sea más extremo y los incendios forestales más frecuentes y destructivos.

Con información de AP

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí