#OPINIÓN // Al inicio del 2023

0
70
Mario Ensástiga. Asesor del Gobierno de Morelia 2018-2021. Capacitador municipal y Facilitador de Cursos y Talleres del Programa de Formación Municipal del Instituto Nacional de Formación Política de Morena.

Por Mario Ensástiga Santiago

(Tercera parte)

En la segunda parte de esta colaboración, aborde los escenarios previsibles para América Latina para para este 2023, en lo general diversas fuentes confirman que serán desfavorables, la CEPAL visualiza un crecimiento de 1.4 %, la región de Centro América y México se prevé que será del 1.7 %; los escenarios se caracterizarán por el incremento de la polarizacioón de las fuerzas progresistas y las de ultraderecha y neofacistas; habrá mayores tensiones y movilizaciones sociales de reclamos y cuestionamientos a los gobiernos y en general a la clase política.

Veamos ahora lo relativo a nuestro país, nos encontramos en los primeros meses del quinto año del sexenio de la 4t, continúa la polémica entre las voces oficiales del gobierno federal de resaltar los avances y logros alcanzados, mientras las detractoras aseguran que el país es un verdadero y absoluto desastre, incluso aseguran que está peor que en los anteriores periodos de los gobiernos del PAN y del PRI, definitivamente yo no lo veo así, creo que exageran y se dejan llevar por su predisposiciones ideológicas e intereses de diversas naturalezas; ciertamente México no está en condiciones sociales, económicas, ambientales y políticas como quisiéramos, pero no desconozcamos los contextos internacionales, lo que sucede en otros países, incluso del primer mundo, las cosas no andan mucho mejor.

Lo cierto es que México al igual que la gran mayoría de los países del mundo, se vé severamente acotado por las crisis sanitaria del COVID, la disputa económica por la nueva geopolítica estratégica a escala global entre EU y China, ambas situaciones agravadas en el 2022 por la invasión bélica de Rusia a Ucrania.

El informe del cuarto año del gobierno de Andrés Manuel López Obrador en medio de una aprobación ciudadana de alrededor del 70 por ciento, se caracterizó por resaltar el combate a la corrupción y austeridad republicana del gobierno federal al rescatar alrededor de 2.4 billones de pesos en diversos rubros, en efecto la corrupción no ha desaprecido del todo y hay un largo y complicado camino por recorrer, porque todavía hay muchas personas, instituciones e intereses incrustados a lo largo y ancho de las estructuras de los tres ódenes de gobierno y poderes legislativo y judicial nacional y locales.

La titánica lucha por reducir la brecha de la desigualdad entre ricos y pobres, tiene sin duda avances a través de las claras políticas públicas de bienestar bajo la consiga “ por el bien de todos primero los pobres”, de acuerdo con los estudios del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) y del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), la brecha de desigualdad se ha reducido, esto en favor de los más pobres de México gracias a un mejor reparto de la riqueza, sobre el principio de que “no basta el crecimiento económico, es indispensable la justicia”, es decir debe haber desarrollo y crecimiento.

Las grandes obras públicas en curso como el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), el Tren Maya, la Refinería de Dos Bocas y muchas otras que se han realizado en todo el país, pese a sus grandes costos económicos y políticos, no han impedido que las reservas del Banco de México (Banxico) se hayan incrementado en un 14%; los subsidios y combate a la inflación ha permitido que la inflación no se dispare brutalmente como en otros momentos, actualmente la inflación es poco mayor del 8 por ciento y no del 14 por ciento como aseguraban los adversarios de la 4t.

No debemos dejar de reconocer que nuestra moneda no se haya devaluado, no en vano se habla del “super peso frente al dólar”, situación que desde luego puede cambiar en los próximos meses; hay avances en materia energética y su búsqueda de la soberanía, la inversión de USD 24 mil millones en el sector petrolero y en el ramo eeléctrico de USD 9 mil 300 millones, mejorará la red de transmisión, se rehabilitarán las plantas hidroeléctricas y se construirá el parque solar más grande de América Latina.

En cuanto a la inseguridad la situación es preocupante, no se ve con toda claridad que el gobierno de la 4t pueda disminuir sensiblemente este flagelo descomunal, en la comparecencia del 7 de diciembre del año pasado de la titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, la Licenciada Rosa Isela Rodríguez Velázquez ante la Comisión de Seguridad Ciudadana de la Cámara de Diputados aseguro que la estrategia del gobierno federal está funcionanado, lo cierto es que la percepción ciudadana en lo general no es favorable, así lo asegura la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana del Tercer Trimestre del 2022 del INEGI.

Hablando de la economía, es justo decir que a pesar de la crisis económica global el peso mexicano se mantiene estable frente al dólar (18.84 unidades), la inflación aunque alta, mantiene bajos niveles en términos comparativos frente a las principales economías del mundo, nuestra economía ciertamente dependera de la desaceleración de la economía global, en particular de la de los Estados Unidos, principal socio comercial.

Los incrementos al salario mínimo, aunque insuficientes y limitados, no dejan de ser importantes esfuerzos del gobierno federal, al igual que las reformas planteadas en materia laboral que han devuelto de alguna manera a la clase trabajadora algunas libertades y reivindicaciones; hay menores expectativas para el crecimiento del empleo (afiliados al IMSS), es decir se espera mayor subocupación.

Por otra parte el gasto neto total del propuesto de la federación para 2023 prioriza el gasto federalizado, las pensiones y el costo financiero de la deuda, a pesar de que el presupuesto representa un incremento anual de 11.6%, la mayor parte del presupuesto se destinaría al pago de los gastos comprometidos del gobierno federal.

En este 2023 las cuestiones de la gobernanza política presentarán escenarios por demás complicados e interesantes como parte de la antesala a las elecciones federales del próximo año, el Plan B relativo a los cambios de las leyes secundarias en materia electoral, tema que incluso puede llegar a la Suprema Corte de Justicia de la Nación para resolver en definitiva, por otra parte el Instituto Nacional Electoral (INE) tendrá que reestructurarse y modificar la manera en cómo organizar las elecciones de cara a las campañas de 2024.

El tema de tener que nombrar “a cuatro consejeros electorales, incluyendo al consejero o consejera presidenta del INE, será un importante entuerto político, otro asunto central son las elecciones en el Estado de México y Coahuila para elegir gobernador, donde todavía no estarán claros los nuevos arreglos al regímen electoral nuevo en México.

Por otra parte, igualmente interesante y conflictivo será los procesos, el general y el particular al interior de cada partido político, de preparación de las elecciones de 2024 y la elección de las candidaturas a la presidencia de la República, habrá elecciones en 30 entidades de la República a excepción de Durango y Veracruz; por último, veremos en que termina las diferencias y conflictos en varias materias como la energética y minera del T-MEC entre los EU, Canada y México.

En fin el 2023 será un año clave de cara a los procesos democráticos de 2024 y los próximos años, quizás décadas, cuestiones que ponen en riesgo los débiles cvanales y cultura política para el diálogo y las grandes miras para el país.

Las opiniones emitidas por los colaboradores de Metapolítica son responsabilidad de quien las escribe y no representan una posición editorial de este medio.

Mario Ensástiga. Asesor del Gobierno de Morelia 2018-2021. Capacitador municipal y Facilitador de Cursos y Talleres del Programa de Formación Municipal del Instituto Nacional de Formación Política de Morena.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí