PRD no necesita para el Senado un perfil por derecho de antigüedad, se requiere a la más competitiva: Edna Díaz

Héctor Tapia / Metapolítica

En la definición de la candidatura al Senado de Michoacán, que le corresponde al Partido de la Revolución Democrática (PRD), en la coalición Fuerza y Corazón por México, no se trata de un derecho de antigüedad o simpatía entre grupos, sino también contemplar la proyección de crecimiento para una elección que no será fácil, remarcó la diputada federal Edna Díaz Acevedo, aspirante a esta candidatura.

Esto lo explicó durante su participación en la emisión de El Búnker Político, donde profundizó sobre su experiencia en la vida política del país desde la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, donde ha representado al estado.

Hay que recordar que para este proceso interno de definición de la candidatura la dirigencia nacional del PRD anunció que estaba reservada la misma para una mujer, y pese a ello también se registraron dos hombres para la postulación argumentando que la convocatoria no tenía establecido el tema de género, se trata de Antonio García Conejo y Francisco Huacus Esquivel, además de que se había registrado también como externa la diputada priista Adriana Hernández Íñiguez.

En este contexto, cabe apuntar, al momento tanto Adriana Hernández como la regidora Minerva Bautista han renunciado a continuar en el proceso interno.

Al respecto, Edna Díaz dijo que le hubiera gustado que el proceso interno fuera más claro en sus reglas, y que en la contienda participaran todos y todas, para definir al más competitivo, donde ella se dijo confiada, en función de diversas mediciones, en que alcanzaría la postulación, la cual habrá de darse a conocer este próximo sábado en sesión del Consejo Nacional Electivo de su partido.

Aquí consideró como positivo que se haya decidido impulsar un proceso interno para elegir a quien encabeza la candidatura, porque con esto se legitimará el proceso; “me parece que fue una buena decisión de poner a contender a las mujeres interesadas”, insistió.

Dijo que si tuviera que señalar algo sería que al principio no hubo mucha claridad en algunos aspectos desde la convocatoria, como el tema de género, o la militancia, en la cual, señaló, ella no es necesariamente militante, aunque representa al partido en la Cámara de diputados, por lo que se registró como aspirante externa, figura a la que recurrió la misma Adriana Hernández Íñiguez.

En este sentido consideró que no se le hizo correcta la exclusión de la medición a Hernández Íñiguez, aunque la diputada local había renunciado a su aspiración el mismo día de la encuesta.

“Lo interesante es que nos hubieran medido a todos”, y en función de ello elegir a quien fuera la figura más competitiva.

“No se trata de derecho de antigüedad o simpatía con un grupo, sino de la proyección, y quién puede crecer más dentro de una elección”, una elección que será muy importante para el PRD.