☞ TAN CERCA, TAN LEJOS | MEDIOCRIDAD PARTIDISTA

Por José Irán Moreno Santos

Durante los últimos cinco años los partidos PRI, PAN y PRD se la pasaron criticando al gobierno actual de concentrar el poder en una sola persona, de qué las decisiones del gobierno recaían en un grupo pequeño de dirigentes y que quien tomaba la decisión final era el autoritario presidente; denunciaban a los cuatro vientos que las decisiones de políticas públicas no se consultaban, no se tomaban en cuenta a las organizaciones ambientalistas o expertos y que había opacidad y corrupción y que por lo tanto se corría el riesgo de qué nuestro país regresara el viejo régimen autoritario, presidencialista y despótico representado por el PRI en los últimos 80 años y que por lo tanto la democracia estaba en riesgo y que el camino hacia una dictadura estaba en puerta.

Todos los días escuchábamos estas aseveraciones por parte de Alejandro Moreno, Marko Cortés y Jesús Zambrano y hoy después del proceso electoral vemos, leemos y escuchamos que todos esas críticas y señalamientos al gobierno eran sólo expresiones incongruentes e incluso podríamos decir mentirosas ya que hoy estamos observando que estos tres dirigentes a pesar de la derrota electoral siguen dirigiendo sus partidos y además están incidiendo en los nuevos supuestos dirigentes cuando una de las principales críticas al actual presidente de México es que se metió en la campaña electoral, definió a la candidata y dio todos los apoyos, y eso hoy se está reproduciendo en los tres partidos a escala menor, pero tienen a sus delfines, los están apoyando y además están incidiendo para que ellos se queden y les cuide las espaldas y sigan el proyecto y sigan dirigiendo ellos desde atrás de la silla, ¡Que incongruencia!

Durante los últimos cinco años, estos dirigentes perdieron más de 20 elecciones en los estados y aun así continuaron presidiendo sus respectivos partidos, no escucharon el mensaje de cambio y renovación que clamaban sus militantes y mucho menos la sociedad, asumían que ellos y nadie más que ellos podrían y sabían dirigir sus partidos y que ellos y nadie más que ellos sabrían como llevar a la victoria a sus candidatos, vaya personalismo y visión autoritaria.

Así mismo durante el mismo tiempo, estos dirigentes denunciaban el excesivo presidencialismo del presidente López Obrador; pero al interior de sus partidos, ese presidencialismo del que tanto se quejaban, era similar si no es que mayor ya que las decisiones no eran colegiadas si no que dependían de un solo dirigente y de su camarilla o grupito de allegados e incondicionales.

En éste tiempo se denunció al gobierno por no consultar las obras y los proyectos con las organizaciones de la sociedad civil, ambientalistas, médicos etc., Pero los dirigentes partidistas hacían exactamente lo mismo al interior de sus respectivos partidos en cuanto en la definición de sus candidaturas, no consultaban a la militancia, no consultaba a las organizaciones de la sociedad civil, no consultaban a las organizaciones aliadas, ellos nada más que ellos, tomaban la decisión.

Ellos definían quien contendía por la gobernatura y por las diputaciones bajo un supuesto método democrático de definición candidaturas que fueron las encuestas y así enfrentar a los candidatos de Morena que de igual manera fueron elegidos por el gran dedo del presidente de la República, simulando encuestas.

Durante los últimos cinco años se le cuestionaba al presidente de la República por hacer reformas que afianzaran el presidencialismo y el control de un solo hombre en la toma de decisiones del país, pero Marko Cortés, Alejandro Moreno y Jesús Zambrano también hicieron reformas internas a sus partidos para mantenerse en la dirección y que estos no fueran cuestionados en sus decisiones, explíquense cuál era la diferencia entre las decisiones que se tomaban en Palacio Nacional y en la sede de los tres partidos.

En éstos cinco años también se cuestionó el despilfarro de recursos públicos, la opacidad de los mismo, la falta de transparencia y la rendición de cuentas, bueno este mismo fenómeno lo vimos en los tres partidos opositores.

Así con todas estas similitudes como puedes tú enfrentar a un gobierno centralista, autoritario, personal, antidemocrático y autoritario, si al interior de los partidos opositores estuvieron haciendo exactamente lo mismo. A eso yo le llamaría la mediocridad de los partidos o los partidos en su mediocridad.

En las últimas semanas hemos visto como los partidos se están confrontando, señalando y culpándose por el fracaso y errores, pero en los últimos cinco años los que tanto hoy critican, señalan y denuncian formaron parte de esos cambios que simulaban democracia interna, pero que en realidad afianzaba el poder y el control, ¿cómo ahora sí y en los últimos años no?

Se han abierto los procesos internos de renovación de dirigencias en el PAN, en el PRI y en el PRD y sus 13 Estados que mantuvieron el registro los cuales no tienen conducción nacional y la oferta que se les propone es regentearlos por los mismos dirigentes que llevaron a la ruina a este partido a nivel nacional, vamos a explicarnos.

En el partido Acción Nacional Marko Cortes ya tiene su delfín, un político de la alcaldía Benito Juárez que es parte del grupo señalado como cartel inmobiliario y que viene planteando la recuperación de las propuestas conservadoras, como negar los derechos que tienen las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo, así como a otras que tienen que ver con sus libertades y sus derechos, también esta planteado recuperar aquellas posiciones de no aceptar derechos respecto a la comunidad LGBTQ+, posiciones tradicionales respecto al salario como no aumentos porque generan inflación y por ende paran el desarrollo y aquellas posiciones respecto a que los programas sociales, son ayuda de beneficencia del Estado a los ciudadanos, la salud debe ser pagada y la educación pública debe ir desapareciendo o privatizarla, en pocas palabras el PAN quiere recuperar aquella visión conservadora neoliberal que la caracterizó en los últimos años antes de la llegada de Ricardo Anaya y Marko Cortés a las direcciones de este partido y todo parece indicar que este joven político de la alcaldía Benito Juárez puede llegar a dirigir el PAN ya que tiene a los padroneros su favor y el control del partido en manos de quién lo dirige y se lo quiere heredar. Y me pregunto ¿Qué pasa con los cuadros políticos y la militancia? ¿no cuentan?, al final y al cabo sólo los utilizan para votar en las elecciones de medio término o presidencial.

También se llevó a cabo una Asamblea Nacional del PRI que planteo reformar sus documentos básicos y fortalecer aún más las facultades del presidente, incluso dar libertad amplia para su reelección, otorgar el poder de definir los dirigentes estatales, los coordinadores parlamentarios en el Senado y Cámara de Diputados. En pocas palabras la dictadura perfecta al interior de este partido histórico y que todo indica que en esa ruta que va, pronto va a desaparecer, vaya contradicción entre lo que se ha denunciado en los últimos cinco años y en lo que se está convirtiendo este partido autoritario, centralista y antidemocrático.

En el Partido de la Revolución Democrática su dirigente tenía ya que haber renunciado y convocado a los órganos de decisiones colegiadas y que a su interior se acordara una comisión de transición integrada de manera amplia y plural que diera cauce a la liquidación del partido en el ámbito nacional y a coordinar esfuerzos con los dirigentes de aquellos Estados donde el PRD no perdió su registro a fin de compartir una mínima coordinación nacional y comenzar desde ahora analizar de manera profunda un nuevo modelo de partido, recuperar los valores y principios del izquierda democrática, reconocerse en las aportaciones que en los últimos 40 años hizo este partido para la transición democrática, definirse claramente socialdemócrata y desde ahí lanzar una declaración de principios y un programa de acción de una verdadera transformación del país, desde una perspectiva diferente.

Sin embargo no hay renuncias del presidente, no se han convocado a los órganos de dirección y tampoco se ha creado una comisión de transición, pero si están buscando como regentearse a los estados que mantuvieron el registro bajo la vieja idea de qué cada Estado tiene dueño nacional y que son ellos los que pueden conducir la transformación y al igual que el PAN y el PRI no importa la militancia, los dirigentes locales, los simpatizantes, no importan las organizaciones que coinciden con ellos, aquí lo único que importa es el control político y económico de las migajas que cada uno de estos partidos hoy tienen y que se disputan reproduciendo el mismo esquema tradicional, ese que señalaron en los últimos cinco años pero que ellos en su interior la reproducción tal cual, esto es lo que tenemos de partidos, estos son sus procesos de simulación, perdón transformación, no entendieron el mensaje del último proceso electoral y si siguen en ese camino van a la extinción y a fortalecer una vez más un partido hegemónico que podrá gobernar a sus anchas los próximos seis años y tal vez muchos años más; y yo,  no estoy muy convencido si eso fortalece a la democracia mexicana o simplemente nos conduce a un régimen de partido hegemónico con partidos satélites que no proponen, ni disponen proyectos alternativos para la sociedad.

Muchos de estos dirigentes del PAN y PRI, se plantean regresar a los viejos postulados conservadores, en el PRD se plantean una nueva ideología creyendo que la socialdemocracia es izquierda, cuando toda la vida la izquierda es la socialdemocracia, vaya contradicción discursiva que ellos tienen, parece que no lo han entendido y en el PRI regresarán a el nacionalismo que es su fuente de inspiración, así de perdidos y dispersos están estos partidos.

Finalmente y no por ello menos importante, este fin de semana conocimos de un nuevo ejercicio político, de un día, que intenta construir un partido político resultado de las movilizaciones llevadas a cabo en los últimos años y denominada Marea Rosa, nombraron a un dirigente experredista como el responsable para llevar a cabo esta transformación y una vez más se cae en el error de personalizar un ejercicio de construcción partidaria o de creación partidaria en una sola persona, en este país no se cree en los colectivos porque no son demócratas, ni tampoco se cree en las decisiones colegiadas y mientras eso siga prevaleciendo se seguirá reproduciendo el mismo esquema personalista, presidencialista y unipersonal, no sé,  si sea confiable este ejercicio, pero lo que yo sí pienso es que si no plantea un proyecto con un sustento ideológico,  sólo será la suma de causas de manera automática,  ese partido sólo tendrá viabilidad en su construcción pero no podrá disputar el gobierno y espacios legislativos en la próxima elección.

México, no necesita nuevos partidos, necesita partidos ideológicamente fuertes, democráticos, abiertos a la militancia en su toma de decisiones, abierto a las organizaciones sociales y sus demandas, sin temor a definirse políticamente, a ser transparentes, rendir cuentas, renovar su pensamiento ideológico y hacer planteamientos políticos. México, no necesita una fuerza política, requiere actores sensatos, honestos, claros, democráticos e ideológicamente bien definidos, mientras esto no exista en nuestro país, nuestra democracia carecerá de un verdadero sistema de partidos políticos.

Sensatez, credibilidad, coherencia y congruencia es lo que necesitamos en los partidos, más que nuevas fuerzas o nuevos esfuerzos, porque con los mismos dirigentes y prácticas el resultado será el mismo.

NOTA DE PROTESTA

En esta semana Reino Unido Y Francia enfrentaron procesos electorales. En ambos procesos los social demócratas y progresistas lograron triunfar frente a sectores de ultraderecha que siguen insistiendo en reducir el Estado, dejar hacer y dejar pasar al mercado y desaparecer todo bienestar social, volver al nacionalismo aislacionista y expulsar a todo ciudadano migrante de sus países, políticas que sellan hoy su actuar en muchos países de nuestro planeta.

Ganó el bien común sobre el bien individual, desde éste espacio nos felicitamos porque pertenecemos a la misma familia ideológica.

¡Presos políticos libertad en Nicaragua y Por una Nicaragua libre y democrática!

Por dos Estados. Uno Israel y otro Palestino.

Las opiniones emitidas por los colaboradores de Metapolítica son responsabilidad de quien las escribe y no representan una posición editorial de este medio.