Observatorio de Participación Política de las Mujeres no debe ser un apéndice del Gobierno del Estado: Elvia Higuera

América Juárez Navarro

Morelia, Michoacán.- El Observatorio de Participación Política de las Mujeres no debe ser un apéndice del Gobierno del Estado, afirmó Elvia Higuera Pérez ex consejera del Instituto Electoral de Michoacán (IEM), quien junto con otros consejeros, Ramón Hernández y Humberto Urquiza, dieron vida al organismo ciudadano que se planteó en la iniciativa de reforma a la Ley para que cuente con presupuesto.

La propuesta que fue presentada este martes por el OPPPM en el Congreso del Estado contempla que cuente con estructura orgánica, que permita tener una Dirección Ejecutiva; Presidencia; Secretaria Técnica; Grupos de trabajo; Grupos específicos de trabajo; y Comisiones de seguimiento.

Elvia Higuera señaló que en la parte administrativa, no está de acuerdo que se cree un área específica para el trabajo del OPPM, porque justamente en su idea original cuando se hizo este primer gran acuerdo es que fuera un órgano ciudadano, donde las mujeres en un ejercicio legítimo de sus derechos políticos electorales tuvieran un espacio donde ser escuchadas, acompañadas, defendidas en el caso de la violencia política con además protocolos muy bien establecidos de tal manera que esto generara mejores condiciones de competitividad para las mujeres.

“Nunca se pensó bajo la lógica de un organismo autónomo, con una estructura propia que yo en lo personal también tengo muchas reservas porque en lo personal creo que terminan convirtiéndose en elefantes blancos, infuncionales que además en muchas ocasiones ya se prestan para intereses o fines muy particulares y pierden la esencia para la cual fueron creados”, refirió.

Agregó que si bien es importante la propuesta de institucionalizar el Observatorio de Participación Política de las Mujeres, desde una perspectiva de darle formalidad, certeza y solidez al Organismo, circunstancia que es importante para garantizar su permanencia, difiere de generar una estructura administrativa autónoma para que él mismo funcione.

Subrayó que el diseño original no planteaba engrosar la administración pública sino por el contrario ser un órgano funcional con protocolos de intervención oportunos a partir de lo que todas las instituciones involucradas tendían que aportar y hacer en base a sus facultades de ley.

“Cuando en el año 2017 se propuso desde el IEM la creación del Observatorio, cuya propuesta enfrentó diversas resistencias incluso desde el interior del mismo Organismo Electoral, se diseñó bajo una lógica y estructura que nos permitiera un trabajo vinculado y coordinado, de tal manera que cada una de las instancias encargadas de garantizar los derechos políticos electorales de las mujeres asumiendo cada una de ellas su responsabilidad y acorde a las facultades que por ley les correspondían se trabajara bajo una lógica en la cual cada una de las instancias participantes asumieran sus obligaciones y responsabilidades éticas para garantizar los derechos políticos electorales y generar mejores condiciones de competitividad electoral, no en la idea de incrementar o generar una mayor carga administrativa”, insistió.

Expuso que para lograr un adecuado funcionamiento del Observatorio no se requiere de una estructura administrativa más, se requiere de un adecuado liderazgo de quien presida la presidencia en su momento, de consolidarlo como un espacio democrático, con una presidencia rotativa buscando con ello también un equilibro del poder, de tal manera que no sea un organismo que centralice todas las decisiones, sino que coadyuve en la búsqueda de soluciones respecto de cómo generar mejores condiciones de competitividad electoral para las mujeres.