domingo, 19 - mayo - 2024
23.5 C
Morelia
MXN - Peso mexicano
USD
16.78

Javier Coello Trejo, el abogado que invita a demandar a Hugo López-Gatell, fue defensor de Emilio Lozoya

Metapolítica

Morelia, Michoacán.- En varios medios de comunicación, como El Universal y El Financiero, el defensor Javier Coello Trejo se hace propaganda: ofrece sus servicios gratuitos para demandar al especialista en salud, deja su correo electrónico… Su pasado está lleno de escándalos y acusaciones de violación a los derechos humanos.

Lo anterior, según información publicada por El Diario NTR Guadalajara, que en 2019 informaba sobre el perfil del abogado, entonces defensor de Emilio Lozoya Austin, acusado de delincuencia organizada, cohecho y operaciones con recursos de procedencia ilícita… En términos prácticos, se le acusa de haber recibido 10 millones de dólares de parte de la empresa Odebrecht para propagar sobornos entre legisladores mexicanos para que aprobaran la reforma energética de 2014.

Javier Coello Trejo en los ochenta se ganó el mote del “Fiscal de Hierro”, ya que encarceló a mil 200 funcionarios en su papel de fiscal anticorrupción durante el gobierno de José López Portillo.

Sin embargo, pasó de ser fiscal a un férreo defensor de personas acusadas por la autoridades. Hay una larga lista de ello.

Processed with Snapseed.

Coello Trejo defendió en 2019 la compra de la empresa chatarra AgroNitrogenados realizada por Pemex en los tiempos de la dirección de Emilio Lozoya; sin embargo, en mayo de 2020 él y su hijo dejaron el caso alegando “divergencias en la estrategia jurídica”, aunque en agosto de ese mismo año promovieron juicios de amparo conocidos como “buscadores” contra una posible orden de aprehensión en su contra.

Su hijo, Javier Coello Zuarth, presuntamente manipuló evidencias, en colusión con cuatro agentes de la Interpol México, para inculpar a una familia de Jalisco, según lo que reveló el medio Animal Político en noviembre de 2019.

Nacido en Chiapas, Javier Coello fue agente del Ministerio Público del Fuero Común, director de la entonces Policía Judicial y agente del Ministerio Público Especial de la Procuraduría General de la República (PGR). Se le distinguió por ser duro al aplicar la ley.

Durante el sexenio del presidente José López Portillo, en 1977, fue designado fiscal especial para el combate a la corrupción. Investigó a tres mil funcionarios, exfuncionarios, empresarios y empleados del sector privado, encarcelando a mil 200. Se ganó el mote de “El Fiscal de Hierro”.

Antes de terminar el sexenio de López Portillo, Coello Trejo (titulado con la tesis “El Ministerio Público frente a la corrupción priista”) se convirtió en secretario general de Gobierno del estado de Chiapas, invitado por el exgobernador Absalón Castellanos Domínguez.

Aunque inició una nueva vida como servidor público, inició otra rodeada de escándalos de diferentes tipos, siempre con polémicas y enmarcadas en la mano dura que tenía para resolver los litigios.

Con el gabinete de Absalón Castellanos libró una guerra de difamaciones e insultos personales, cortada de tajo por el exgobernador cuando lo destituyó a principios de 1984.

Carlos Salinas de Gortari lo nombró subprocurador de Investigación y Lucha contra el Narcotráfico en la PGR. El expresidente le encargó tres cosas: detener al dirigente nacional del sindicato petrolero, Joaquín Hernández Galicia ‘La Quina’; recuperar las joyas arqueológicas robadas del Museo Nacional de Antropología e Historia, y capturar al narcotraficante Miguel Ángel Félix Gallardo.

Javier Coello Trejo cumplió con las tres encomiendas. Sus formas, sin embargo, no gustaron mucho: no fueron pacíficas y ni conciliadoras. Para esos trabajos creó un grupo especial que llamó Tiburones, cuya cabeza fue el comandante Guillermo González Calderoni (asesinado en 2003 en McAllen, Texas, cuando formaba parte del programa de protección de testigos)

“De la mano de Coello, diversas fuentes aseguran que ese grupo antinarcóticos de la entonces Policía Judicial Federal cometió todo tipo de arbitrariedades”, cuenta El Diario NTR Guadalajara.

Su escolta personal, además, fue acusada por la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal de una serie de violaciones sexuales ocurridas en el sur de la ciudad de México, lo que desató un conflicto entre las policías federal y capitalina. Por ese motivo, en 1989, a raíz de las denuncias contra él y su grupo, el presidente Salinas de Gortari ordenó crear la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

En 1990 es destituido de su cargo en la PGR, no sólo por las denuncias de violaciones de su equipo, sino por sus supuestos nexos con un cártel de la droga. En 1993 se rumoró que en un rancho en Chiapas, donde capturaron a Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera por primera vez, era propiedad del “Fiscal de Hierro”.

De todas las imputaciones salió siempre bien librado. Así que después de la PGR pasó a encabezar la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco). La iniciativa privada reaccionó a esto y sugirió que ahora los iban a tratar “a tehuacanazos”.

Coello Trejo fundó su despacho en 1984. Desde entonces ha defendido a diferentes personalidades. Aquí una lista:

  • El sobrino de Cantinflas, Eduardo Moreno Laparade, en la disputa por los derechos de 29 películas del actor mexicano en contra de Mario Moreno Ivanova, hijo adoptivo del comediante. El litigio fue ganado por Javier Coello.
  • Defendió a la empresaria inmobiliaria María Asunción Aramburuzabala, en la denuncia por presunta extorsión en contra de Teresa Adriana Pérez Romo, esposa del periodista Joaquín López-Dóriga.
  • Representó a Jorge Vergara en 2016 durante el litigio en contra de su exesposa, Angélica Fuentes, por presunto fraude. Coello Trejo consiguió que ella quedara fuera de la empresa Omnilife y del equipo de futbol Chivas del Guadalajara.
  • Representó a la exdirectora del Colegio Enrique Rébsamen, Mónica García, quien se encuentra presa.
  • Defendió al exdirector de Pemex, Emilio Lozoya Austin. En 2021, durante una entrevista con el diario El País, recibe una llamada telefónica. Al término, el entrevistador, quien escuchó la conversación, le pregunta “Pero ustedes, ¿no habían dejado ya a Lozoya?”, a lo que Javier Coello responde: “Lo que pasa es que nosotros estamos… Mi hija, que trabaja aparte, está asesorando a Lourdes Mendoza, la periodista (que fotografió a Lozoya en un restaurante de lujo, provocando en última instancia su entrada en prisión)”. Dejando en claro que todavía hay relación con el exfuncionario federal del gobierno priista.

Ahora impulsa una demanda contra del ​​​​​​​subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez, por su supuesto mal manejo de la pandemia de COVID-19 que provocó miles de muertes en México, alegando omisiones y tomando decisiones contrarias a las que recomendó la Organización Mundial de la Salud.

Con información de El Diario NTR Guadalajara, El País y Animal Político

SIGUE LEYENDO

Más recientes

Telegram