#ENTREVISTA // En Morena debe haber altura de miras para profundizar la transformación: René Bejarano

Héctor Tapia / Metapolítica

En la ruta por consolidarse como un movimiento político que cristalice la transformación, quienes forman parte de Morena y sus aliados, deben tener oficio político y altura de miras, y que entiendan que lo más importante es el proyecto político en su conjunto para evitar rupturas internas, remarcó René Bejarano Martínez, líder del Movimiento Nacional de la Esperanza, en su visita a la capital michoacana.

En entrevista con este medio de comunicación reconoció que en el proceso electoral del 2021, de parte de Morena y sus aliados hubo exceso de confianza, que llevó a no lograr la mayoría calificada en la Cámara de Diputados, complicando con esto el avance de las reformas constitucionales que se habían planteado como prioritarias.

Para este proceso electoral, donde no sólo se renovará el Congreso de la Unión, sino también la Presidencia de la República, se busca que haya mayor solidez, para lograr lo que se conoce como Plan C, ruta en la cual está enfocado el movimiento que dirige. 

Bejarano Martínez explicó que el movimiento que lidera está enfocado en fortalecer el proyecto para alcanzar esa mayoría calificad, ganar el Estado, para “profundizar la transformación”.

“Se trata de pasar de una época de cambios a un cambio de época; es decir, el tránsito del neoliberalismo al humanismo mexicano se puede consolidar, y que esto se vea reflejado en la Carta Magna”, apuntó.

Recordó que en el proceso electoral del 2021 “hubo un exceso de confianza, se cometieron errores, se iba saliendo de una pandemia, y esos errores influyeron para que no se consiguieran resultados favorables, no se hicieron las alianzas suficientes”.

Ahora, con esa experiencia, “se busca revertir eso, que haya mayor solidez; en el 2021 se perdieron ciudades importantes, entre ellos Morelia, y ahora se está tratando de revertir eso”, aseveró.

En este proceso “se trata que la 4T tenga el consenso amplio para que se asuma que es la que está llamada a gobernar y eso se construye con una amalgama de fuerzas políticas, económicas y sociales, que sea la que conduzca los destinos de la patria”.

Por otro lado, consideró que uno de los riesgos para una fuerza como Morena “es la implosión, un estallido interno”; sin embargo, dijo confiar en “que haya oficio político y altura de miras, y que los actores políticos entiendan que si bien sus aspiraciones son respetables, incluso justas, más allá de eso lo más importante es el proyecto en su conjunto y que no haya motines emocionales, que no haya rupturas producto de aspiraciones insatisfechas”.

Frente a esto René Bejarano remarcó que “Morena no es una fuerza marginal; ahora gobierna 23 entidades federativas, y hay suficiente espacio, tiene que haber madurez y responsabilidad”.

En cuanto al Movimiento Nacional por la Esperanza, que dirige, refirió que el primer paso es contribuir a lograr el Plan C, y luego “vamos a hacer un congreso en noviembre para reorganizarnos para la etapa que viene”, además de que la tarea principal que tendrán como organización es la de formar cuadros políticos.