miércoles, 17 - julio - 2024
23.5 C
Morelia
MXN - Peso mexicano
USD
17.83

Cada año se pierden mil hectáreas de bosque por cultivo de aguacate

En Michoacan se han perdido hasta mil hectáreas de bosque de pino y encino por el cultivo de aguacate.
De acuerdo con el Congreso del Estado, ya se presentó un punto de acuerdo para detener el problema.
Dicho punto fue presentado por el presidente del Congreso de Michoacan, el diputado Pascual Sigala y aprobado, el pasado 24 de mayo, por 1o que se exhortó a las diferentes autoridades a una mesa de diálogo en la que se establezcan soluciones.
Según Sigala, se cultiva aguacate en las zonas boscosas del Estado y no se solicitan los permisos para los cambios de uso de suelo, por lo que no se tiene la autorización de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).
El legislador destacó que incluso algunos incendios forestales son provocados para sembrar aguacate “Una buena parte de los incendios forestales que se dan en Michoacan se dan para plantear aguacates y eso nos está generando un gravísimo problema ambiental”, afirmó el también diputado local por el Partido de la Revolución Democrática (PRD).
Sin embargo, Pascual Sigala reconoció que es un cultivo importante en el Estado por su relevancia económica y social, sobre todo cuando se habla en materia de empleo.
Ramón Paz, vocero de la Asociación de Productores y Empacadores Exportadores de Aguacate de México (Apeam), coincidió en la importancia de cuidar los bosques.
“Por supuesto que compartimos el interés y la preocupación de la salvaguarda de nuestros bosques, nosotros somos michoacanos, antes que ser aguacateros”, afirmó.
Dijo que el Gobierno del Estado a través de la Secretaría de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Cambio Climático (Semarnacc), destruyó cerca de 260 hectáreas de huertas de aguacate, en diversos municipios como Tacámbaro, Villa Madero, Zitácuaro, entre otros.
El vocero explicó que la destrucción se hizo porque se presumió queson ilegales, sin haber iniciado un proceso jurídico, y que con estas acciones el Gobierno de esta entidad incurrió en una acción arbitraria.
“El Gobierno del Estado de Michoacán está planteando esta mesa de trabajo y diálogo, a la que estamos por su puesto interesados en participar, mientras al mismo tiempo está destruyendo ¡legalmente una serie de huertos y está desarrollando una campaña en contra del aguacate.
“Hay una contradicción en las acciones del Gobierno del Estado”, argumentó Ramón Paz de la Apeam Por ello, consideró el representante de los aguacateros, esas acciones se deben detener para que los productores acudan a dicho diálogo
 

Crece frontera verde en la Meseta Purépecha: Greenpeace

En la Meseta Purépecha, de Michoacán, se produce el 75 por ciento del aguacate de ese estado y el 65 por ciento de todo el país. Sin embargo, ante la ausencia de una regulación efectiva para delimitar las áreas de conservación forestal, así como de alternativas reales y competitivas para el buen manejo de los recursos forestales, el cultivo de aguacate sigue creciendo de manera desmedida sobre los bosques.
De acuerdo con información de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), la superficie destinada a la producción de aguacate en este estado pasó de 31 mil hectáreas en 1980 a más de 106 mil hectáreas en 2009, en las que se proyecta obtener un millón 200 mil toneladas de este cultivo. Según la misma fuente, la superficie actualmente destinada a la producción del fruto en el estado es 342 por ciento mayor a la que había en 1980.
Un estudio realizado por el Centro de Investigaciones en Geografía Ambiental- UNAM, en los municipios de Charapan, Cherán, Los Reyes, Nahuatzen, Nuevo San Juan Parangaricutiro, Paracho, Peribán, Tancítaro, Tingambato, Uruapan y Ziracuaretiro muestra cómo se perdieron 20 mil 32 hectáreas de bosques entre 1976 y 2005. Y sólo de 2000 al 2005 esta pérdida se aceleró y adquirió un ritmo de 509 hectáreas por año.
La desaparición de los bosques purépechas se debe principalmente al crecimiento de la superficie dedicada a monocultivos de aguacate y a la urbanización. Sin considerar la conversión de parcelas que tradicionalmente se destinaban al cultivo de temporal o a la ganadería, en la región purépecha se incorporaron casi 14 mil hectáreas a la actividad agrícola, principalmente al cultivo de aguacate.

La continua sustitución de los bosques por monocultivos de aguacate en la región de Tancítaro podría comprometer el abasto de agua en esa región, ya que el volumen requerido en el año 2003 para abastecer las necesidades de la población local era de un poco más de 7 millones de metros cúbicos al año, y proporcionar el agua que se requeriría para regar toda la superficie cubierta por monocultivos de aguacate y para su fumigación requería más de 18 millones de metros cúbicos de agua al año. Esto equivale a la totalidad del volumen de captura de agua en el Pico de Tancítaro, aproximadamente 25 millones metros cúbicos al año de agua superficial.
Además de los impactos ambientales que el desplazamiento de las superficies boscosas puede tener sobre la captura y disponibilidad de agua en la región, el elevado uso de agroquímicos y la demanda de grandes volúmenes de madera para el empaque y transporte del aguacate, son otros factores que pueden tener efectos negativos sobre las condiciones ambientales de la zona y sobre el bienestar de su población.

SIGUE LEYENDO

Más recientes

Telegram