El astronauta michoacano José Hernández recibe la Presea Melchor Ocampo

0
211

América Juárez Navarro
Morelia, Mich., José Hernández Moreno astronauta michoacano fue condecorado con la presea Melchor Ocampo; la medalla que reconoce a los michoacanos que han hecho algo a favor del país, fue entregada por el Gobernador del estado, Silvano Aureoles Conejo.
Al narrar su experiencia como astronauta en la Tribuna del Congreso del Estado, el momento más emotivo fue cuando refirió que tuvo que salir del mundo, para entender que “todos somos uno”, desde allá arriba, subrayó no hay fronteras, no se distinguen.
Expresó que con enorme sorpresa recibió la noticia de que sería condecorado con la presea, al señalar que Michoacán es una tierra pródiga, es la tierra de tus mayores y el espíritu que se desarrolla en ti.
“Aceptar esta distinción me implica una responsabilidad de mi familia que emigró a otro país y llevar en el corazón el pueblo michoacano”, dijo al recordar que cuando ayudaba a su padre en las jornadas agrícolas, supo que como él, tenía que seguir mis sueños, admirar nuestro planeta, nuestra casa a la que valoramos poco.
Agregó que su historia empieza cuando su padre tenía 15 años y por razones económicas decidió emigrar a Estados Unidos, por una vida mejor, y desarrolló una rutina común, que fue regresar a su tierra y conocer a su mamá doña Julia, quienes se casaron de 19 años y su mamá 14 años.
“Mis padres siempre han estado orgullosos de mí”, narró el astronauta de origen michoacano, que si bien dijo nació en Estados Unidos, creció dividido en dos nacionalidades, con muchas dificultades para estudiar, en una vida de ir y venir.
“Mi papá y mi mamá, tomaron ese consejo empezamos hacer vida en California”, refirió el astronauta, quien manifestó que Apolo 17 en la década de los 70,y el verlo en vivo, marcó su interés por estar un día en el espacio, “dije de ahí soy yo, eso es lo que quiero ser”.
Pero fue su padre un migrante michoacano, fue quien alimentó su sueño, quien le pidió poner el mismo esfuerzo que ponía en la pizca de frutos y hortalizas a sus estudios, pero también tuvo perseverancia y fue rechazado 11 veces, y finalmente logró ser de la generación 19 de la Nasa, en donde tuvo dos años de entrenamiento y otros 2 años para obtener el vuelo.
José Hernández en un emotivo discurso y apuntó de que rae su hoz al hablar de lo que representa la migración, como el dolor de la ausencia y del olvido, se definió asimismo como nicolaita, como michoacano.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí