miércoles, 24 - abril - 2024
13.5 C
Morelia
MXN - Peso mexicano
USD
16.44

Alcalde de Morelia pretende enviar a mandos policiales a capacitarse a escuela española acusada de falsificar documentos

Oscar Guerrero / Metapolítica

Morelia, Michoacán.- El presidente de Morelia, Alfonso Martínez Alcázar, pretende que la Policía de Ávila, España, capacite a elementos de la corporación municipal a su cargo, ante lo que abrió la posibilidad de enviar mandos policiales locales al continente europeo.

Durante un acercamiento con medios de comunicación, el alcalde dijo que estas capacitaciones partirían de un hermanamiento que el Ayuntamiento de Morelia estableció con autoridades de Ávila, donde, recordó, se concentra la capacitación policial de toda España, así como de diferentes países de la Unión Europea.

“Estuvimos en la Academia Nacional de Policía de Ávila, que es el instituto que capacita a todos los policías de España y a gran parte de los policías de la Unión Europea y a muchos mandos de todo el mundo”, dijo.

Con respecto a cómo se establecería dicha capacitación, Martínez Alcázar dijo que existirían dos posibilidades: traer mandos policiales españoles a la capital, o bien, enviar mandos locales al país europeo.

“Lo que nos han dicho en la academia es que tiene que haber una comunicación entre gobiernos para poder ver de qué forma se puede aprovechar ese expertís que ellos ya han desarrollado, y puede ser mandando mandos o viniendo también algunos elementos a capacitar a más policías”, explicó.

Por otra parte, refirió que transparentará los gastos en viáticos para su viaje a España, así como el programa de trabajo que consideró, en el que, subrayó, resaltan tres principales rubros: seguridad, turismo y atracción de inversiones.

La escuela, en la mira por presunta falsificación de documentos

En enero de 2021, varios diarios españoles, entre ellos El País, dieron a conocer que la Escuela Nacional de Policía de Ávila, estuvo en la mira por presuntos delitos de falsedad documental, prevaricación administrativa y coacciones.

Eso fue lo que sostuvo el titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Ávila, quien dijo entonces que había indicios suficientes de ello.

En la Escuela Nacional de Policía de Ávila se forman cada año alrededor de 2 mil 900 alumnos como futuros agentes del Cuerpo Nacional de Policía.

La querella, con el visto bueno del fiscal, fue admitida a trámite, luego de que un profesor del centro denunciara la falsificación de las calificaciones para aprobar a estudiantes que estaban suspendidos. El titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Ávila citó al comisario jefe de estudios y al inspector jefe responsable del departamento de ciencias jurídicas del centro.

Los hechos ocurrieron el 10 de julio de 2020, luego del segundo examen parcial de la 35 promoción de la Escala Básica de Policía, cuando “el jefe de departamento se acercó a varios profesores y, alegando las circunstancias excepcionales del curso (las clases presenciales se suspendieron el 12 de marzo y pasaron a telemáticas debido a la pandemia), les dijo que a los alumnos que sacaran más de un 4 había que grabarles un 5 en la plataforma informática de notas”, refiere El País.

“Decidlo vosotros por ahí a los demás profesores para que se enteren”, añadió, refiere el diario.

El querellante tenía entonces seis años trabajando en la escuela y respondió que su obligación era grabar la calificación que adjudicara la máquina lectora óptica tras revisar el examen, tipo test. “Yo no voy a poner una nota que no corresponda”, afirmó.

La petición de pasar el mensaje no hizo gracia a los profesores, ya que sería un asunto que debía tratar directamente la propia dirección del centro.

El 17 de julio de 2020, el director de la escuela se reunió con los profesores y les pidió flexibilidad en las calificaciones: “Si un tío saca un 4.5 o un 4 en una asignatura, a lo mejor hay que valorar si es un tío implicado. (…) Lo que no hacemos, y a lo mejor tendríamos que hacer, es al que sea un gañán y saque un 8 ponerle un cero”

El máximo responsable de la escuela y comisario principal agregó: “Dicho esto, aquí a nadie se le va a imponer nada, (…) yo podría ordenarlo, porque tengo facultad para hacerlo, y no lo voy a hacer. Porque esto, no nos equivoquemos, no es la universidad, esto es una dependencia policial y nosotros, miraros el uniforme, somos policías. El que quiera libertad de cátedra que se vaya a la universidad”.

Cuestionado sobre si se debía seguir la guía docente, según la cual la calificación era el resultado del test, respondió: “¿Vamos a dejar la nota ceñida estrictamente a lo que diga un examen que, a lo mejor, ha tenido un mal día? Yo creo que tenemos que tener unas miras un poco más amplias”.

Sin embargo, dejó claro que si algún alumno de los beneficiados con el aumento de calificación se quejaba, se le degradaría a la calificación original.

El 31 de julio, el profesor marcó las calificaciones aprobatorias a cinco alumnos que tenían entre un 4 y un 5 de calificación.

En la querella se aseguró que esta no era la primera que se modifican calificaciones en la Escuela Nacional de Policía, ya que la hija de un alto cargo de la división de personal del cuerpo supuestamente habría recibido un trato de favoritismo.

El abogado del profesor demandante, Antonio Suárez-Valdés, dijo entonces que estas prácticas “vulneran los principios de mérito y capacidad para el acceso a la función pública”, por lo que pidió que se aclararan las relaciones de la jefatura de la escuela con los alumnos indebidamente aprobados “cuando estaban realmente suspendidos”.

Con información de El País




SIGUE LEYENDO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más recientes

Telegram